Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación y para poder ejecutar las órdenes de compra de los productos y servicios que se ofertan en nuestra página web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso (más información).

Blog

5 requisitos de una impresora 3D para educación

Publicado el 20/09/2018

Las empresas son el motor tractor de la implementación de las impresoras 3D, pero esta tecnología no llegará a asumirse en nuestra cultura como algo útil y habitual hasta que los estudiantes de diferentes grados las conozcan y sepan manejarlas.

Para ello llevamos ya más de 5 años trabajando con el sector educativo. Ayudando al profesorado a adaptarse a estas nuevas herramientas, creando material didáctico y asesorando a la gente que se esfuerza para que las impresoras 3D sean herramientas que se enseñen a usar dentro del programa curricular. 

Durante todo este tiempo nos hemos encontrado con diferentes barreras; problemas no esperados tanto técnicos como de actitud. Entre el 2016 y el 2017, estando enfrascados en sacar al mercado la impresora 3D Voladd, pusimos especial empeño en solventar los problemas técnicos detectados hasta la fecha.

1. Usar una impresora 3D con cualquier dispositivo y con cualquier sistema operativo

Algunos centros tienen como política utilizar software libre y utilizan sistemas operativos basados en Linux, mientras otros se limitan al convencional Windows. Nos hemos encontrado incluso con centros que tienen tres tipos diferentes de sistemas operativos para que los alumnos vayan acostumbrandose a los tres (Linux, Windows y Mac). Para nosotros era un problema depender de softwares que se desarrollen para uno u otro sistema. Voladd es una impresora 3D conectada, en la nube. De esta manera no importa qué sistema utilizas, solo necesitas una conexión a Internet. Desde la plataforma en la red le indicas a Voladd cómo quieres imprimir, sin necesidad de instalar ningún software.

De la misma manera los centros que usan Chromebooks o tablets pueden usar Voladd sin necesidad de aplicaciones o instalaciones.

Voladd es una impresora 3D en la nube, así que ni el dispositivo ni el sistema operativo son un problema. 

2. Compartir la impresora y los ejercicios con quien se quiera

En la actualidad es inviable plantearse un aula con una impresora 3D por alumno. Por eso es tan importante que las impresoras sean fáciles de compartir, que todos los alumnos puedan tener fácil acceso a la herramienta. Pero, a la vez, es importante que el profesor mantenga el control de la gestión de las impresoras. Mediante la plataforma Voladd Cloud se pueden hacer grupos de usuarios y compartir la impresora con los alumnos que decidamos. También podemos compartir los diseños que creamos.

3. Una impresora para todas las edades

Sabemos que el presupuesto es uno de los factores que más preocupan a los centros educativos y, en la mayoría de los casos, el presupuesto permite comprar unas pocas impresoras 3D para todo el centro. El mayor problema hasta ahora era poder utilizar las impresoras 3D con alumnos de edades diferentes sin necesidad de tener que comprar impresoras de complejidades diferentes.

Voladd puede ser usado por alumnos de 6 años en adelante. Tiene 3 niveles de dificultad diferentes dependiendo de si se quiere enseñar a diseñar, a fabricar o, simplemente, hacer uso de piezas impresas sin complicaciones. Hablaremos de estas formas de uso en un próximo post.

4. Mantenimiento 0

Las impresoras 3D requieren de un mantenimiento sencillo pero necesario. El cabezal, la parte más sensible, hay que limpiarla cada cierto tiempo. Nuestra experiencia nos dice que este mantenimiento no se da en la mayoría de los casos por razones comprensibles: el profesor tiene que enseñar, no mantener ni arreglar una impresora.

Es por ello que hemos desarrollado un nuevo sistema en el que el filamento incluye el cabezal. Un diseño funcional que evita atascos y que obliga al usuario a cambiar la parte más crítica de la impresora cada vez que se acaba el material. De esta forma hacemos desaparecer el mantenimiento y lo sustituimos por una experiencia muy sencilla de cambiar el filamento.

5. Material didáctico

Sabemos que adaptar la impresión 3D al curriculo no es fácil y una de las razones por la que algunos colegios dejan de lado la enseñanza de nuevas herramientas es por la falta de tiempo para poder trabajar material didáctico para los alumnos. En la plataforma donde se comparten los diseños ofrecemos un apartado específico para alumnos y profesores donde pueden encontrar ejercicios, tutoriales paso a paso y retos que aporten nuevo conocimiento y desarrollen nuevas competencias.

Queremos facilitar el trabajo de profesor en todo lo que podamos :)

 

 

 

Escribe un comentario

Para comentar debes estar logueado. Si no eres usuario aún regístrate aquí.

0 Comentarios