Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación y para poder ejecutar las órdenes de compra de los productos y servicios que se ofertan en nuestra página web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso (más información).

Blog

Cómo usar una impresora 3D para educación

Publicado el 29/10/2018

Las impresoras 3D son herramientas que harán que los alumnos fabriquen todo lo que ellos ideen. Pero para plantear un proceso de aprendizaje efectivo, es importante conocer tanto sus capacidades como las herramientas tecnológicas más adecuadas.

Antes de nada hay que recordar que imprimir en 3D es un proceso donde participan tres factores: la imaginación del alumno, el diseño 3D del objeto y la fabricación con impresora 3D. Aquí tenéis una propuesta de uso relacionado con diferentes edades y niveles de dificultad:

NIVEL 1: EDAD ENTRE 6 Y 8 AÑOS

Aunque parezca mentira, a día de hoy las impresoras 3D están preparadas para que los más pequeños puedan utilizarlas sin problemas. En este primer nivel se propone utilizar plataformas de contenidos directamente conectadas a las impresoras 3D. Voladd permite seleccionar una pieza o un proyecto en su plataforma y enviarla a imprimir de inmediato enn tres sencillos pasos: Elegir objeto, Seleccionar Impresora e Imprimir. Aquí el aprendizaje se basa en el visionado del proceso de funcionamiento una impresora 3D.

 

NIVEL 2: EDAD ENTRE 8 Y 15 AÑOS

Lo más interesante de la impresión 3D es entenderla como una herramienta. El objetivo del alumno no tiene que ser imprimir, sino ser capaz de materializar su idea. Por ello, lo ideal es plantearle un proyecto de ideación, diseño en 3D y fabricación. Este es el proceso que siguen las empresas, y mediante las impresoras 3D podemos acercar esta realidad a los alumnos. La fase de enseñar a diseñar es la que más miedo da a los profesores. En la actualidad tenemos múltiples softwares, de pago y gratuitos, que podemos usar en las aulas. Lo importante en este caso es conocer qué softwares son los más adecuados para cada edad. De esta manera, los alumnos obtendrán la habilidad de dar forma a sus ideas mientras trabajan capacidades como la visión espacial, medidas y geometría. Ante todo, se trabaja la creatividad y la capacidad de gestión de un proyecto.

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Onshape, Tinkercad, Meshmixer y Vectary. Softwares gratuitos y online para uso educativo. 

 

NIVEL 3: A PARTIR DE 15 AÑOS

A estas alturas los alumnos ya saben cómo funciona una impresora 3D y saben diseñar sus propias creaciones. En esta última fase solo les queda conocer los conceptos de fabricación para ser capaces de crear objetos físicos. Hasta ahora la impresora Voladd y la plataforma elegían por ti de forma automática los valores de fabricación (calidad de impresión, densidad y peso del objeto a fabricar, materiales, tempreraturas, …). En esta última fase será el alumno el que aprenda estos nuevos conceptos y los aplique, de forma sencilla, para realizar su idea tal y como la tiene en mente.

Si los alumnos siguen estos pasos (diseñar, preparar la fabricación e imprimir) estarán realizando el mismo proceso que realizan las empresas para fabricar sus productos. Tendrán un conocimiento profesional del uso de las impresoras 3D, pero sobre todo, serán autosuficientes para realizar sus propios proyectos en cualquier asignatura o necesidad en la vida.

En la fabricación tenemos que decidir que valores hay que usar para que la impresión salga tal cual tenemos en mente. Software de la foto Simplify 3D.

 

¿SE PUEDE SEGUIR APRENDIENDO?

Por supuesto. Hasta ahora hemos hablado de las fases básicas para que una persona aprenda a ser autónoma con una herramienta tan potente como la impresión 3D. Hay infinidad de áreas en las que se puede mejorar para usar la impresión 3D de forma optima y avanzada. Aquí os dejamos unas cuantas ideas con las que podéis jugar y motivar a los alumnos:

  • Usar nuevos softwares de diseño especializados como Sculptris (esculpido digital) o pasarse a niveles profesionales de diseño con Blender o software CAD/CAM
  • Diseñar con videojuegos: En la actualidad Minecraft permite imprimir las arquitecturas que se hayan creado en este juego tan extendido entre los jóvenes. 
  • Geometrías complejas: ¿Qué pasa si el objeto a imprimir es más grande que mi impresora? ¿Y si la geometría es muy compleja? Todos estos problemas tienen su proceso específico para imprimir. A veces nos ayudamos de softwares como Netfabb o Meshfabb para solventar estos problemas. En otros casos habrá que experimentar y aprender nuevos procesos de fabricación avanzadas. 
  • Imprimir con materiales diferentes. Existen multitud de polímeros que nos ofrecen características diferentes. La impresión 3D es una buena excusa para comenzar a formar a los alumnos en ingeniería de materiales. Además, valorar las características de cada uno de ellos y los pros y contras que ofrecen es una buena manera de trabajar su análisis y toma de decisión. 


Las edades propuetas en este artículo los orientativas, por supuesto cada centro educativo tendrá que ajustar los niveles de impresión a las capacidades de sus alumnos y al currículo escolar. 

 

Escribe un comentario

Para comentar debes estar logueado. Si no eres usuario aún regístrate aquí.

0 Comentarios