Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación y para poder ejecutar las órdenes de compra de los productos y servicios que se ofertan en nuestra página web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso (más información).

Blog

No caigas dos veces en el mismo error. Prototipado

Publicado el 10/12/2018

A veces es recomendable volver a las raíces. En el mundo de la fabricación se habla mucho de las infinitas posibilidades que ofrece la impresión 3D, pero nos olvidamos de la aplicación más evidente y práctica: el prototipado. La primera impresora 3D fue creada para automatizar el proceso de prototipado. Estamos hablando de los años 80 y la realidad es que aun muchas empresas hacen este proceso a mano o, directamente, no lo hacen. 

 

¿QUÉ ES EL PROTOTIPADO?

 

Un prototipo es una versión rápida y preliminar de una idea. Una beta del producto que quieres desarrollar. Suele utilizarse para testar el trabajo realizado. Este modelo puede ser estético, funcional o solo contener la parte a estudiar como por ejemplo geometría o textura. Es una forma de poner a prueba las ideas. 

Prototipos de poliestireno expandido, lijados y pintados. Muestran la geometría y el aspecto del diseño. Imagen: www.lightandmotion.com

 

La idea principal es que puedas tener el concepto del producto en físico de forma rápida para poder estudiarla y decidir si hay que realizar cambios. Inicialmente los prototipos se hacían con cartón, poliestireno expandido (EPS) o madera. Se utilizaban procesos convencionales de fabricación más cercanos a la artesanía que a la industria, ya que no se rentabilizaba la inversión en moldes para unas pocas unidades que, muy probablemente, necesitaran de mejoras. En resumidas cuentas, prototipar requería de mucho tiempo si se realizaba a mano, o de mucho dinero si se hacía mediante procesos industriales.

La consecuencia de esta situación es que hasta hace apeñas 10 años, la mayoría de estudios de diseño e ingenierías de producto no prototipaban. Los estudios mandaban a fabricación sus diseños sabiendo que, quizá, podían aparecer errores. 

 

LA REVOLUCIÓN DE LA IMPRESIÓN 3D PARA PROTOTIPADO

 

Las impresoras 3D industriales nacieron para cubrir ese vacío de fabricación. Se buscaba una herramienta que automatizara el proceso de fabricación de prototipos pero que, a su vez, evitara tener que pedir a fabricas convencionales la realización de 1 o 3 unidades. 

Vídeo de Dhemen donde describen su trabajo y filosofía. Vídeo: www.dhemen.com

 

Mediante las impresoras 3D, los estudios de diseño y las ingenierías se pueden realizar pruebas en cuestión de unas pocas horas sin tener que dedicarle más tiempo que la preparación de la impresión (¿15 minutos máximo?). Siendo estos plazos cortos comparando con la realización a mano, se pueden repetir las pruebas tantas veces como sean necesarias.

Empresas dedicadas a la creación y desarrollo de productos industriales como Dhemen, utilizan impresoras 3D para realizar estas iteraciones y pruebas. De esta manera no solo ahorran en tiempo y dinero sino que pueden mostrar al cliente el proceso de idea a producto haciéndolo participe y mostrándole los resultados en cada fase de creación. 

Y es que como dicen en Dhemen “dibujar, hacer maquetas, prototipar, tocar y sentir… Son partes esenciales para controlar todos los detalles y conseguir un resultado final perfecto”.

Escribe un comentario

Para comentar debes estar logueado. Si no eres usuario aún regístrate aquí.

0 Comentarios